AL SON DE LA PANDERETA GALLEGA

"Ai lalala, ai lalala…"
Seguimos ampliando nuestra cultura panderetera, y la vuestra. El pasado sábado disfrutamos del taller de pandereta gallega que impartía Guillerme Ignacio en el Museo Etnográfico de Castilla y León

En Galicia tocan al revés salvo un par de excepciones, es decir, cogen la pandereta con la mano derecha en vez de con la izquierda. Ante tal panorama, o eres zurdo o no te queda más remedio que mover la pandereta y dejar más o menos quieta la mano que te queda libre. Así contado parece muy complicado, pero con la ayuda de un buen profesor y de unas panderetas más ligeras y escandalosas, la tarea se vuelve un poco más sencilla, o por lo menos no tan imposible como parece.

Empezamos situándonos con un poco de teoría: maneras de tocar, contextos en los que se usa este instrumento, tipos de ritmos, nomenclatura tradicional...
Y enseguida calentamos voces y nos pusimos manos a la obra. Lo primero que aprendimos fue el Valse de Xián del sur-oeste de A Coruña: "pan-de- Verín-pan" y sus "laralas" correspondientes. 
Seguimos con el Maneo de Santa Margharida, también de A Coruña. Esta vez "Ana-come-flan" y  mas "ai lalalala ai lalalala". Es lo que en nuestra cabeza tenemos por jota, tanto por el ritmo como por la estructura de la canción. 


Y tocando tocando llegamos al ritmo de muñeira. Hay muchas maneras de tocarla, pero por ahora, solo nos atrevimos con una sencilla, a Rebeirana de Lira, al sur de Pontevedra. En este caso, ante el ruido de sonajas descontroladas pusimos la excusa de que teníamos interferencias con nuestro agarrao. Eso sería. No le faltaron sus "ai a la, ai a la larala lala".Y para finalizar, algo para arrimase un poco, la Mazurca de Toutón, en el concelho de Mondariz.

Ya veis que los laralas en sus diferentes combinaciones están presentes en todas las canciones y para nosotros, incipientes falantes de galego, tuvieron una función importantísima. Si la letra no te sale o no te acuerdas, siempre tienes un momento para unirte a la canción. Pero vamos, que tampoco fue un problema ni un rompedero de cabeza no acertar con ciertas cosas porque como véis, felices estábamos igual:



Salimos entusiasmados,  porque Guillerme es un profesor estupendo al que se le nota que tiene muchos alumnos a sus espaldas. Y además no vino solo. Trajo con él a un ayudante en persona, Kai. Y a otras muchas ayudantes virtuales a través de las que vimos de primera mano como tocan allí as vellas.

Nos divertimos y aprendimos tanto que la cosa no quedó en el taller. Y como somos  “amighas de farrear” tuvimos por la noche una foliada  hasta las tantas,  ¿Qué no sabéis que es una foliada? Buscadlo en internet y así de paso indagáis un poco sobre cómo se divierten los gallegos.


Ahora tenéis unos días por delante para practicar las muñeiras y demás toques gallegos porque en nada vuelve otro taller impartido por nuestras vecinas mirandesas Suzana Ruano y Rita Melo, de Las Çarandas. ¡No te lo pierdas!

No hay comentarios: